17/01/2017

El comercio electrónico está creciendo rápidamente a nivel global y Chile no se queda atrás de este fenómeno

Por Carlos Sepúlveda de la Cruz, gerente de Proyectos en Tuxpan.

Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Todavía estamos a tiempo de subirnos al carro del comercio electrónico

El comercio electrónico está creciendo rápidamente a nivel global y Chile no se queda atrás de este fenómeno. Datos de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (SUBTEL) indican que a diciembre de 2015, los accesos a Internet (fijo + móvil) alcanzaron los 13,1 millones, logrando una penetración que alcanzó 72,4 por cada 100 habitantes.

El 79% de los accesos a Internet son móviles. Según la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) en Chile hay actualmente cuatro millones y medio de compradores on line habituales, los que gastan en promedio 620 dólares al año.

De acuerdo a estimaciones de la CCS, actualmente esta cifra de personas conectadas a Internet representa el 80% del consumo privado. En algunas categorías del retail, por ejemplo, más del 70% de los consumidores toma sus decisiones de consumo en Internet, para luego adquirir en una tienda física del proveedor elegido el producto seleccionado.

Los comercios físicos que no disponen de comercio electrónico o sitios web van quedando de esta forma fuera del "radar" de los consumidores, formando parte de lo que la CCS ha denominado como el "punto de ciego" para los compradores (nunca se enteran y cada vez les interesa menos la oferta de esos comercios).

De acuerdo a estimaciones del Centro Economía Digital de la CSS, menos del 5% del pequeño comercio ha despegado su presencia de ventas en canales on line, lo que en algunas categorías, sobre todo en el área de bienes durables, las está dejando fuera del radar de los consumidores, que cada vez adoptan con más fuerza el hábito de tomar decisiones de compra basados en la oferta disponible en Internet.

La Cámara de Comercio de Santiago proyectó para el año 2016 ventas de comercio electrónico de US$2.800 millones, representando un incremento de un 29% anual.

¿A qué se debe este cambio?

Estamos en presencia de una nueva generación de jóvenes que utilizan las nuevas tecnologías en su vida diaria, se comunican y establecen relaciones de forma virtual. Estos no tienen barreras geográficas, el mundo es su aldea. Por otra parte, la bancarización ha penetrado hacia los jóvenes por medio de herramientas que les permiten disponer de dinero en forma electrónica. Las tarjetas de crédito y débito son su billetera.

Los jóvenes actuales disponen de un smartphone, que les permite acceder a este nuevo mundo virtual, y una billetera electrónica que les facilita la adquisición productos y servicios sin límites geográficos. En otras palabras, la demanda está y crece rápidamente.

La Región de Valparaíso tiene la oportunidad de subirse a este carro. El comercio electrónico no tienen límites geográficos, los consumidores son globales, los medios de pagos electrónicos están creciendo y se está trabajando en la legislación para la incorporación de las tarjetas de prepago, lo que dará un nuevo impulso a este tipo de comercio.

Las compañías de logística han desarrollado mejores servicios que permiten la seguridad y calidad de los despachos. Las redes y servicios de Internet han ampliado su capacidad. ofreciendo mayor cobertura y ancho de banda. El mercado ofrece variadas alternativas de procesamiento de pagos online. Es hora de subirse a este carro y aprovechar la oportunidad.